Conóceme

Hola, soy James

Aunque probablemente me conoces como Chef James. Nací en Los Teques, capital del estado Miranda, Venezuela y provengo de una familia numerosa de origen árabe-armenio. Desde el 2019 estoy casado con Russel Conde, con quien tengo un hijo, Jamie.

Mi historia

Entré en la universidad para estudiar química, pero meses más tarde entendí que mi lugar estaba en la cocina y no en un laboratorio. Estudié en Le Cordon Bleu, donde me especialicé en cocina internacional y pastelería.

Para mí la cocina es el significado claro de la libertad. Libertad de poder expresarnos, de contar historias y de poder revivir los buenos momentos, y tener la oportunidad de soñar a diario haciendo eso que tanto amo es algo que agradezco enormemente a la vida.

Cuando me preguntan por qué escogí esta profesión, la primera respuesta que escucharán será, porque quiero hacer el mundo mejor a través de la cocina casera.

Entonces tal vez se preguntarán, ¿y cómo harás que el mundo cambie a través de la cocina?

Es sencillo, te daré éstas 4 razones y lo verás tan claro como yo:

1.- Cocinar en casa nos permite ser más cercanos como familia. Cuando nos sentamos en la mesa a compartir y conversar, creamos un mayor vínculo con nuestros seres queridos.

2.- Cocinar en casa nos permite tener un control de lo que llevamos a nuestra mesa, por lo que nos llevará a tener un estilo de vida más saludable. Además, la buena alimentación nos hace estar de buen ánimo, así que… ¡imagínate comer bien todos los días!

3.- Cocinar en casa y seleccionar los ingredientes correctos ayuda a crecer a los pequeños negocios, como a los granjeros o pescadores. También nos permite tener un buen producto, lo que nos garantiza un increíble resultado final.

4.- Comprar a productores locales ayuda al medio ambiente, pues toda la producción de alimentos es natural e implica menos daños a la principal fuente de alimento que tenemos, nuestra madre tierra.

Creo que no necesito darte más razones de porqué debes ser parte del team que cocina en casa. Únete al buen vivir, a través del buen comer, ¡y listo!